SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS
SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS
SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS
SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS
SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS
SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS

SELECCION SIEMAN ITALIA + REGALO COPAS

Precio habitual
Agotado
Precio de oferta
€102,00
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

CAJA DE 6 BOTELLAS CON:

2 BOTELLAS BLANCO SIEMAN OCCHIO AL BIANCO 2016

2 BOTELLAS TINTO SIEMAN OCCHIO AL ROSSO 2016

2 BOTELLAS BLANCO SIEMAN MOSCA BIANCA 2016

¡REGALO 4 COPAS SPIEGELAU SALUTE! (Sólo para envíos en Madrid)

Siemàn (Italia, Véneto, Colinas Béricas)

Siemàn quiere decir “seis manos” en dialecto véneto y, de ahí, el nombre de esta joven bodega gestionada por tres hermanos: Marco, Daniele y Andrea Filippini, que actualmente viven con una intensa pasión su amor por la viticultura.

La bodega está situada en Villaga, provincia de Vicenza, en la zona de las Colinas Béricas y se fundó en el 2013.

Las colinas Béricas (Colli Berici) se encuentran al sur de Vicenza. Casas de campo, aldeas, ermitas y conventos cuentan la historia de estas colinas en las que, desde el principio de los tiempos, el hombre ha cultivado la vid y el olivo. Los terrenos son de origen marino, ya que las Béricas formaron parte del fondo marino. Por ello, nos encontramos ante arcilla, arena, limo y yeso. La altitud, que aleja nieblas y heladas tardías, y las reducidas precipitaciones anuales son algunas de las características ambientales que hacen que el vino cuente con un gran carácter y personalidad.

Los Filippini prefieren trabajar las uvas autóctonas de la zona prestando una atención privilegiada a la GarganegaMoscato, Tai Bianco, Incrocio Manzoni y Tai Rosso. Además de estas uvas, han plantado antiguas variedades del Véneto que habían prácticamente desaparecido como la Turchetta y la Corbinona.

La producción total de los tres vinos es la siguiente: 4.500 botellas de Occhio al Bianco, 3.000 botellas de Mosca Bianca y 3.000 botellas de Occhio al Rosso.

EL PAISAJE: La bodega y los viñedos están inmersos en la más absoluta armonía: por un lado, bordeando el viñedo, podemos subir hasta la cima de las colinas, que ofrece un panorama encantador de los montes Euganei, entre los cuales, en los días más claros, podemos ver los montes Apeninos. Desde una ubicación distinta, la colina se despliega ante nuestros ojos amplia y dulce, delimitada en lo alto del bosque: un “sombrero” entre la tierra y el cielo. Las viñas, plantadas de forma algo inclinada, están bien expuestas al sol y gozan de la ventilación que dicha disposición les permite. La propiedad garantiza una pacífica convivencia entre las viñas, los olivos, el bosque y la amplia variedad de flores, plantas y animales que lo habitan:  podemos encontrar corzos, liebres, faisanes, abejas y varias especies de aves.

VINOS NATURALES: Del viñedo a la bodega. El amor, el observar y escuchar a la naturaleza y la meticulosa limpieza junto con el seguimiento del trabajo en todas sus fases y la constante atención a la mejora son todos los requisitos necesarios para obtener uvas maduras y auténticas que acabarán transformándose en vinos sanos y autóctonos.

En la viña están prohibidos la química, los pesticidas y los herbicidas. Los hermanos trabajan el campo con remedios tradicionales a base de cobre y azufre, este último en pequeñas dosis, utilizando a su vez algunos productos experimentales a base de hongos (inductores de resistencia). En definitiva, es necesario llevar a cabo un trabajo de la tierra constante y meticuloso durante todo el año, ya que de estas uvas limpias nacen los vinos de Siemàn. En bodega, la fermentación se produce de forma espontánea con levaduras endémicas, no existe ningún tipo de manipulación ni adición de productos externos en ninguna de las fases de la producción, sino una cantidad mínima de bisulfito de potasio en el mosto, cuando es necesario. La bodega sigue este proceso centrándonos especialmente en la limpieza y esperando, escuchando y respetando el ritmo natural. 

GARGANEGA, LA SUPERESTRELLA: Una variedad generosa que crece entre las provincias de Vicenza, Verona y Pádova. Cuenta la historia que fueron los etruscos quienes la introdujeron en el norte de Italia. Sin embargo, el primer reconocimiento oficial con el que contamos data de 1200 d.C., cuando la palabra «garganica» apareció en un conocido tratado del escritor Luigi de Crescenzi.

La uva Garganega sorprende por su versatilidad y encanto. Tiene un color amarillo pajizo claro y en nariz es fresca y delicada con un perfume floral que recuerda a las flores del saúco y de la acacia. Si se cultiva en terrenos volcánicos, despuntan claras notas minerales. En boca se presenta fresca y vivaz, con un agradable matiz de almendras, característico de esta variedad.

Perfecta como aperitivo y óptima como maridaje de platos a base de pescado.

TAI BIANCO: En Italia era conocida como Tocai, pero desde que la Unión Europea aceptó las instancias reivindicativas de la conocida región productora húngara, hace ya algunos años que no la llamamos así. Se trata de una uva con una amplia presencia: además de en el Véneto, podemos encontrarla en el área vitivinícola situada entre Italia y Eslovenia (es decir, entre Friuli-Venecia Julia y el municipio esloveno de Goriska Brda). Actualmente, esta palabra es tabú y la reglamentación de la Unión Europea establecida tras la batalla legal contra Hungría ya no permite el etiquetado de los vinos de esta forma. En 2013, el consorcio esloveno, Brda Wine, presentó una idea brillante para renombrarla: Jakot. La ortografía, que se aproxima a Tokaji escrito al revés, evita el conflicto con el nombre húngaro protegido por el famoso vino. En Friuli el problema fue resuelto de un modo muy poco creativo: el Tocai ahora se llama Friulano. En el Véneto, sin embargo, Tai.

Genéticamente hablando, la uva en cuestión es el Sauvignon Vert, conocido también como Sauvignonasse, pero ni en el Véneto, el Friuli o Eslovenia se le conoce por este nombre.

INCROCIO MANZONI: se trata de una variedad elaborada en los años 30 por el Profesor Luigi Manzoni en Conegliano, en la provincia de Treviso (Véneto). Durante aquellos años se sucedieron una serie de enfermedades de la vid que desembocaron en una profunda crisis de la viticultura en toda Europa y, por ello, a partir de los primeros años del siglo XX, empezó a incrementarse el interés por la mejora genética de la vid a través de la mezcla y el cruce. Y de este cruce por polinización de Riesling Renano y Pinot Blanc nace esta uva. El Incrocio Manzoni 6.0.13 (su nombre técnico completo), conocido simplemente como Manzoni Bianco, es el cruce que más éxito ha tenido de todos los realizados por el Profesor Manzoni. Está sujeto a una muy baja producción, ya que el racimo es realmente pequeño, y se caracteriza por una piel espesa (resistente a enfermedades y hongos) y aromática. Ofrece una buena acidez y, con el paso de los decenios, se ha extendido por el Friuli, Trentino y el sur de Italia.

TAI ROSSO: Esta variedad autóctona, la más conocida y exclusiva de las colinas Béricas, tiene el mismo origen genético que la Grenache francesa y la Garnacha española. Es probable que fuera introducido en el territorio por los canónigos de Barbarano, que estaban en contacto con los Obispos de Aviñón.

Históricamente, se conocía al Tai Rosso como «Tocai Rosso», pero también en este caso, debido a la disputa legal con Hungría, esta variedad no puede llamarse así en la actualidad. Las uvas de esta apreciada variedad se cultivan en terrenos fuertes, profundos y bien abonados. De esta variedad se obtiene un vino color rojo intenso, polivalente y óptimo para maridar con varios de los platos tradicionales como el jamón, la insustituible polenta o el bacalao.

OCCHIO AL BIANCO 2016: Este vino contiene un 60% de Tai Bianco y un 40 % de Garganega. Fermentación espontánea en acero con maceración en la propia piel que dura entre 3 y 7 días. Se afina una parte en cemento y otra parte en roble. Se embotella sin ningún tipo de tratamiento o filtración. Al no estar filtrado, el vino puede presentar sedimentos en el fondo, indicador de la autenticidad del producto. Occhio al Bianco es un vino blanco que ha sido elaborado siguiendo el mismo método que un vino tinto. Aconsejamos, por ello, no consumirlo demasiado frío (12-14°C) para apreciar mejor las cualidades organolépticas. SO2 total inferior a los 15mg/l.

MOSCA BIANCA 2016: Conjunto de Moscato Bianco (60%) y Garganega (40%). El proceso de vinificación es el mismo que en el caso de Occhio al Bianco, la única diferencia es su más breve maduración, que se adapta mejor al Moscato Bianco. Es un vino seco pero armónico, que tiende a la corpulencia debido a la exótica presencia del Moscato, que se percibe ya sea en nariz o en boca con tonos afrutados más bien exuberantes. SO2 total inferior a los 15mg/l.

OCCHIO AL ROSSO 2016: 95% de Tai Rosso y 5% de Turchetta con fermentación espontánea en depósito de acero. Maceración en su propia piel entre 7 y 10 días. Se decide el tiempo de maceración en función de la variedad de la uva y probando los mostos en fermentación en la bodega. El afinamiento se da parte en cemento y parte en roble. Embotellado sin ningún tratamiento o filtración. Al no estar filtrado, el vino puede presentar sedimentos en el fondo, indicador de la autenticidad del producto. SO2 total inferior a los 15mg/l.